Misterios-de-la-mente-www.breikurbano.net_

El CAOS en el que vivimos en la vida cotidiana, no es sino, la expresión del camino inferior que toma la conciencia.

Por refinado que sea nuestro comportamiento humano moderno, nuestro cerebro límbico a través de la amígdala sigue vigilando en modo supervivencia queriendo protegernos según su propia lógica.

emociones1Cuando la dejamos que conduzca el baile, la razón no siempre está de acuerdo, y el corazón, a quién no se ha consultado, permanece impotente. Entonces nos invade automáticamente el arsenal mente-emocional generado por los instintos primarios y las memorias traumáticas: estrés, inquietud y tensión, tanto física como psicológica, cuya causa casi nunca sabemos reconocer. El caos nos resulta tan familiar que acabamos por acostumbrarnos a él, con lo que corremos el riesgo de no captar los mensajes que la vida nos envía a través de nuestras relaciones o de nuestras aptitudes, que van perdiendo dinamismo ( el cuerpo nos habla).

Las consecuencias del estado caótico a nivel físico serían que los diversos sistemas del organismo -el nervioso, hormonal, inmunitario- y los órganos en general trabajan con menos eficacia. De lo que se deriva, como es evidente, toda una serie de problemas de salud: fatiga, insomnio, problemas cardiovasculares, todo aquello relacionado con el sistema inmunitario. De esta manera el organismo físico queda debilitado convirtiéndose el cuerpo en campo abonado para que proliferen todo tipo de enfermedades. A nivel emocional, mantiene vigentes las emociones inferiores del circuito primario: insatisfacción, frustración, ira, depresión, tristeza, desconfianza, agresividad, viviendo en un estado contrario a la apertura con una absoluta falta de dominio emocional, origen entre otras cosas, de las muchas dificultades que tenemos en nuestras relaciones con los demás. Y a nivel mental, se ha demostrado científicamente que el caos interno reduce muchísimo la capacidad mental. El cerebro reacciona con menor rapidez, y disminuye la capacidad de atención y de aprendizaje. En general, todas las facultades de la inteligencia se verán mermadas: la capacidad de abstracción y razonamiento, la creatividad, etc. primando otras como la rigidez, percepción deformada de la realidad, pérdida de memoria, falta de atención y concentración…

pans

El problema de que “nuestra máquina” no funcione a pleno rendimiento nos reduce la capacidad de responder con inteligencia a las situaciones de la vida, cualesquiera que sean y a todos los niveles, personal (afectivo, profesional e intelectual) y colectivo.

El caos actual del mundo no es sino la expresión del caos interior en el que viven tanto los gobernantes como la masa humana en general. LLevamos un estilo de vida difícil, o al menos limitado, tanto a nivel personal como planetario, y todo es consecuencia de nuestro caos interno…

Anuncios