Etiquetas

 La palabra miedo proviene del término latino metus. Se trata de una alteración del ánimo que produce angustia ante un peligro o un eventual perjuicio, ya sea producto de la imaginación o propio de la realidad. th (13)
Para superar los miedos es preciso conocerlos, y para ello, resulta imprescindible realizar un trabajo personal interior. La base para empezar a disfrutar de la vida y ser felices, pasa por conocernos de una manera profunda, y conocernos supone, detectar todas las dificultades,  aquello que no nos permite ser felices, los miedos que nos impiden vivir la vida en plenitud, aquellos comportamientos que limitan mi bienestar en el día a día. La energía del miedo existe, es real, palpable y natural en cualquier ser humano y su polaridad positiva se llama “prudencia”. El miedo es una energía necesaria para ser prudentes y no arriesgar la vida inutilmente, pero un exceso de miedo paraliza las experiencias, impide avanzar, experimentar y por tanto evolucionar. Miedo a ser rechazado, a no ser capaz, a no responder a nuestras expectativas o a las de los demás, tiene como consecuencia que estemos demasiado acostumbrados a vivir en esa frecuencia, produciendo situaciones de sufrimiento. Tendemos a focalizar nuestra atención en las carencias, en lo que nos falta, olvidando todo aquello que hemos sido capaces de conseguir y por tanto, entrando en estados de tristeza e insatisfacción.

Si somos capaces de reconocer esos miedos, en profundidad,  y evitar los sesgos de culpabilidad o victimismos innecesarios, podremos resolver desde otra comprensión más aleccionadora, simplemente por el hecho de ser conscientes. Debemos evitar que el ser humano se quede enmarañado en su ego y  falta de acción, tomando distancia de las emociones que nos arrastran, para poder ser observadores de nuestra propia historia y directores de nuestra vida.descarga

Anuncios